Die Vogelherd-Figuren (Las figuras de Vogelherd)

Muchas de las primeras obras de arte conocidas proceden de yacimientos alemanes. En las cuevas de Vogelherd, situada en la sierra Jura de Suabia, perteneciente al estado federal de Baden-Wurtemberg, se encontraron una serie de esculturas de bulto redondo realizadas en marfil de elefante que incluyen mamuts, leones, osos, bisontes y caballos, datadas en el periodo auriñaciense (40.000 – 28.000 BP).

Las cuevas, descubiertas en 1931, fueron excavadas por Gustav Riek. Desde 2017 forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Para ver las figuras hay que desplazarse hasta la cercana localidad de Tubingia, al Hohentübingen Castle, una de las sedes del museo de la Universidad de dicha localidad.


La primera figura del conjunto en la que nos detendremos es un mamut. Pesa 5,3 gramos. En la cabeza se han tallado los ojos y las orejas. Son de pequeño tamaño, pero perfectamente perceptibles. A ambos lados de la cabeza, unas incisiones representan los colmillos. Aunque se encuentra en muy buen estado de conservación, la figura se encuentra divida longitudinalmente debida a una grieta del marfil.

vogelherdmammutotherside

35.000 BP. Museum der Universität (Tübingen)
Marfil de elefante
50 x 31 x 22 mm.

Un caballo pulido con esmero es otra de las piezas más interesantes. La cabeza y el cuello conservan todavía tres dimensiones, pero el resto de la figura es plana, ya que se rompió por una grieta longitudinal, similar a la que presenta la figura anterior, del lado que no muestra la fotografía.  El abdomen y la pata delantera son de un realismo asombroso. Una hilera de cruces van desde el cuarto trasero hasta la cola. Se desconoce su significado.


Escultura de caballo realizada en marfil de Vogelherd
35.000 BP. Museum der Universität (Tübingen)
Marfil de elefante
48 x 25 x 7 mm.

El mismo tipo de cruces puede observarse mejor en la siguiente cabeza de león, así como en otras figuras. Esta cabeza es admirable por su nivel de detalle. Obviamente, formaba parte de una figura completa de león, de la que debió separarse en el pasado.

Cabeza de leon de Vogelherd
35.000 BP. Museum der Universität (Tübingen)
Marfil de elefante
48 x 25 x 7 mm.

En este otro mamut, completo y en bastante buen estado, volvemos a encontrarnos con las cruces. Esta vez son más numerosas: se han tallado sobre las patas delanteras, sobre los lomos, el abdomen, la parte posterior de la cabeza y en la grupa, sobre la cola. No hay indicio acerca de su colmillos, aunque no cabe duda de que es un ejemplar adulto. Un orificio entre sus patas delanteras, así como la posición de estas, podrían indicar de que la escultura se utilizaba como colgante. En la parte posterior tiene otro orificio.


Mamut de Vogelherd
35.000 BP. Museum der Universität (Tübingen)
Marfil de elefante
50 x 31 x 22 mm.

Un bisonte, del que sólo se conserva un lado, se encuentra en peor estado. Las estrías que se vislumbran en la parte inferior son naturales, y son debidas al proceso de división.


Bisonte de Vogelherd
35.000 BP. Museum der Universität (Tübingen)
Marfil de elefante
72 x 52,5 x 13,5 mm.

El conjunto se completa con otras figuras igualmente llamativas, resultando un conjunto verdaderamente fascinante.


threeanimals