San Hugo en el refectorio


Francisco de Zurbarán, h. 1655. Museo de Bellas Artes de Sevilla
Óleo sobre lienzo

26’2 x 30’7 cm. 
De las obras que tiene el Museo de Bellas Artes de Sevilla de Zurbarán, yo me quedo con las tres que realizó para la sacristía del Monasterio de la Cartuja.
Para San Hugo en el refectorio el artista manejó más de cien tonos de blanco. Efectivamente, el blanco es el absoluto protagonista de esta obra: en el largo mantel, en los hábitos de los monjes, en el faldón del obispo de Grenoble o en los diferentes tipos de cerámica repartidos por encima de la mesa o, incluso, en las canas de las barbas de los monjes de la izquierda. El rostro de San Bruno y de sus seis acompañantes refleja que en ese momento todavía no han salido del éxtasis en el que habían entrado hace cuarenta días. Es curioso: si no se conoce este detalle, se puede llegar a pensar que la pintura es hierática; sin embargo, conociendo estos detalles es de un realismo aterrador.
Francisco de Zurbarán, h. 1655. Museo de Bellas Artes de Sevilla
Óleo sobre lienzo

26’7 x 32 cm. 
En La Virgen de las Cuevas es la simetría el elemento a destacar.   Obsérvese como el manto divide también el cuadro horizontalmente, de forma que el dorado ámbito celestial queda en la parte superior, en tanto que en la parte terrenal predomina el contraste entre el blanco y el negro. Una pintura, por cierto, mucho más sugerente al natural que a través de sus reproducciones fotográficas. 


Francisco de Zurbarán, h. 1655. Museo de Bellas Artes de Sevilla
Óleo sobre lienzo

27 x 32’5 cm. 
Por ultimo, La visita de San Bruno a Urbano II refleja la tremenda consternación que supuso para el propio santo y para el resto de la orden el llamamiento del Papa a su antiguo maestro con el fin de que acudiese a Roma para poder disfrutar de su consejo. Esta obra es un buen ejemplo del escaso interés del pintor por el escorzo y la perspectiva, en tanto que muestra sus habilidades técnicas para representar telas y objetos (en este caso destacan, por ejemplo el dosel o la alfombra) y resaltar emociones (que, como hemos visto no son nada fáciles de entender a simple vista o sin conocer su contexto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s