Le basier (El beso)


Auguste Rodin, alrededor de 1832. Musée Rodin (Paris)

Mármol


112’5 x 117 x 181 cm.

A finales de los años 30, Rothko se dedicó a dibujar una serie de pinturas donde representaba a gente esperando el metro. Son composiciones siempre marcadas por las líneas horizontales y verticales, y los pasajeros están representados como figuras muy estilizadas. Son planas, rígidas e inexpresivas y sin embargo sugieren tener vida interior. Inicialmente, formaba parte, como Le Penseur (El pensador), de La Porte de L’Enfer (Las puertas del Infierno). Rodin acabó extrayendo este elemento del grupo escultórico, debido, en gran parte, a la sensualidad que desprende. Según el escultor, no acababa de encajar en la sensación que quería transmitir con el resto del conjunto.

Paolo Malatesta y Francesca de Rímini son dos personajes reales. El hermano de Paolo, Gianciotto el cojo, marido de Francesca, sorprendió y asesinó a ambos amantes alrededor de 1285. Su historia inspiró a Dante, quién los incluyó como personajes de Divina Commedia (Canto quinto de Inferno, versos 74 a 142). La leyenda dice que Paolo y Francesca se enamoraron leyendo la historia del beso entre Lancelot y Ginebra.

Rodin consigue aquí que un único bloque de mármol se convierta en los cuerpos de dos amantes, a la vez que continúa siendo la áspera roca sobre la que ambos se sientan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s